martes, 19 de febrero de 2013

LA FAMILIA COMO PARTE DEL CUIDADO

Creo que el papel que hace la familia en el cuidado de un enfermo crítico es crucial. En mi opinión, la familia proporciona apoyo emocional al paciente y minimiza su aburrimiento. Además, aumenta la satisfacción de la familia por los cuidados ofrecidos a su ser querido y disminuye la ansiedad dentro de la misma.

La persona que está ingresada en este tipo de unidades atraviesa distintos estados emocionales como temor, estrés, ansiedad y soledad. Lo más beneficioso para el paciente en este momento de su vida es estar con sus seres queridos, por lo que creo firmemente en que se deberían establecer unas visitas más abiertas y con flexibilidad de horarios.

El programa de visitas debería determinarse conjuntamente por la enfermera (ya que es la persona que está más cerca durante todo el proceso del paciente y puede valorar mejor su situación), la familia y el propio paciente si este último pudiera. Por mutuo acuerdo entre los profesionales y los familiares del enfermo, se determinaría quienes van a visitar al paciente cada día y la duración de las propias visitas. Sin embargo, esto puede ser más difícil de lo que parece ya que estas visitas están programadas por puestos superiores que si no están de acuerdo con la nueva propuesta no se podría llevar a cabo.

Son muchos los beneficios que se lograrían con este tipo de visitas, por ejemplo: se establecería una mayor comunicación entre la familia y los profesionales, las familias se implicarían más en los cuidados del enfermo e incrementaría el deseo de vivir del paciente (algo muy importante en estas situaciones). Los profesionales recibimos información muy valiosa por parte de la familia aunque incrementa una mayor carga física y psíquica. Sin embargo, se aumenta la satisfacción profesional al saber que podemos mejorar en nuestros cuidados con los enfermos.

Es importante tener en cuenta que la familia, solo con su presencia, ya está cuidando al paciente. Se debe enseñar la actitud que deben adoptar, cómo deben acompañarle, enseñarles a comunicarse con el enfermo, informarles sobre su situación y sobre el entorno en el que se encuentra, etc. Que la familia se implique tanto en el cuidado del enfermo es una gran ventaja porque nos aportan un gran conocimiento del paciente a través de la misma y ésta a su vez contribuye al cuidado del paciente dándole apoyo emocional. La presencia de la familia tiene un efecto psicológico positivo, reduciendo la ansiedad del paciente y calmándole en el proceso de retirada del respirador. La cercanía de la familia permite que se establezca “un compartir” entre los profesionales y la familia altamente beneficioso para el paciente.

Hay que implicar a la familia en la toma de decisiones, de manera que dichas decisiones sean compartidas entre la familia, los profesionales sanitarios y el propio paciente (si su situación lo permite). Todo esto también permite que los familiares y pacientes pregunten sobre los aspectos de su situación de enfermedad y así, poder aclarar los puntos que no hayan sido comprendidos.

Nosotros como profesionales debemos adquirir habilidades para establecer una buena comunicación, saber gestionar los conflictos que se produzcan y ser buenos moderadores en las reuniones. Sin embargo, son habilidades muy difíciles de manejar y que si no ponemos en práctica nunca las desarrollaremos. Creo que como futura profesional de enfermería debo ser crítica conmigo misma e intentar proporcionar los mejores cuidados a mis pacientes así como desarrollarme como enfermera tanto en habilidades técnicas como en este otro tipo de habilidades que a veces, incluso, pueden afectar más al paciente.

Como conclusión quiero decir que la familia en las Unidades de Cuidados Intensivos se debe considerar como un cuidado esencial, que mejora la calidad de la atención que se proporciona, y contribuye a una mejor recuperación de los pacientes.

BIBLIOGRAFÍA
-Luque Oliveros, M. La familia como parte de los cuidados de los pacientes. Disponible en: http://www.portalesmedicos.com/revista-medica/familia-cuidados-pacientes/
-García Navarro, S; Fernández Vázquez, M; Cumbrera Díaz, E.M; Morano Torrescusa, M.J; Alfonso Pérez, D; Contreras Pereira, I; Cuidando a la familia en UCI. Biblioteca Lascasas, 2007; 3(2). Disponible en: http://www.index-f.com/lascasas/documentos/lc0248.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada